viernes, 2 de septiembre de 2011

El culpable

El gorro desechable es ese elemento de trabajo, que te chafa el pelo, te lo ensucia,  se rompe fácilmente o se te cae en el peor de los momentos. Ah! Y ni se te ocurra hacerte un moño, porque entonces estás perdida... Ese es el culpable. 
Lo cierto, es que como gorro no me gusta nada, pero cuando no tenemos trabajo, te sirve para dejar el bolígrafo, la identificación, el esparadrapo, las tijeras, el rotulador, o bien, cuando te vas para casa puedes meter las medias de compresión (un día haré os escribiré sobre las medias de compresión). Así pues, se convierte en una mini-bolsita. Qué majo es cuando quiere...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada